Cuarentena y Open Source

Es abismal la distancia que separa la condiciones a diversos sectores en la emergencia del COVID-19. Una computador y una herramienta podría cambiar la vida de una persona y su capacidad de producción. Cuando hablo de una herramienta y su gran posibilidad, me refiero a la experticia sobre algún oficio y la herramienta como un puente a lo trascendental. Para sostener el adjetivo vamos a analizar la herramienta Blender, una herramienta de código abierto que me ha permitido llevar esta cuarentena de una forma amena y productiva, además produciendo contenido permanente. Además de posibilitar el teletrabajo como resultado podría mejorar la producción de una persona ya que le permitiría administrar su tiempo, compartir con su familia además de evitar su movilización, que en realidad esto produce aquello.

Primero que nada vamos sintetizar código abierto u open source. La metáfora más clara es usar la comida, imaginemos que tomamos una receta de la abuela para realizar un tremendo pastel. Tengo dos opciones si me gustaría comercializar esta idea: la más común, pero no la mejor, patento la receta para que sea solo mía y quien quiera usarla deba pagarme, así vendo pasteles. La otra forma es compartirla, esto no quiere decir que la creadora de la receta pierde sus créditos, más bien toma conciencia de ellos y con visión decide usar licencias que permitan abiertamente su uso, asegurando que cualquier obra derivada que surja de esta gozará los mismo derechos. Creamos un escenario donde vamos de “Todos los derechos reservados” a “Algunos derechos reservados”, más sobre este tema Creative Commons y el libro Cultura libre

¿Cómo produzco?. La respuesta es la propuesta en sí, una gran red de posibilidades donde incluso el trueque funciona de forma transparente, el mercado no esta terminado se retroalimenta y se mejora así mismo. Quien le guste el tema debe tener su palabra calve relacionada, se ha desarrollan proyectos de código abierto en diversos ámbitos: arquitectura, cocina, música y en el caso del particular de este articulo, una herramienta de diseño, modelado y animación 2D y 3D: Blender.

Esta herramienta usa la licencia GNU General Public License ya que es software, de echo esta es la primera licencia copyleft (en contradicción al copyright), y es menos flexible que Creative Commos, la cual funciona para diseño, música en fin cualquier manifestación artística que quiera utilizar el modelo  de código abierto.

Ha finales del año pasado Blender lanzo la versión 2.8, con diversas mejoras en interfaz de usuario, funcionalidad y motores renderizado, convervando su ligereza, rápidez.  Al ser abierto se acopla fácilmente al resto de herramientas de diseño y tiene una comunidad gigante. Para resumen el siguiente video muestra el asombro de Danny Mac, un inglés erudito en la animación, ante conocer la herramienta, y hace un video donde muestra como animar cabello (algo muy complejo para la animación) en dos minutos.

 

Actualmente estoy llevando acabo el proyecto: tolita-bamboo, el cual propone una estructura que permite desarrollar diversas tipos de naves que se adaptan a diversas necesidades. Su diseño es modular y permite adaptarse en superficie y altura. La parte del proyecto que corresponde al diseño arquitectónico se ha desarrollado en Blender. Les invito a que se descarguen blender y este proyecto. A mi me resulta divertido y como poco útil, ademas es libre.

Nuestra empresa ha desarrollado varios proyectos en bambú, ahora muchos de nuestros diseños usan licencias abiertas, esto reduce costos y aceleran los procesos de producción. En este escenario el proveedor es más bien un facilitador donde el usuario toma el rol central y activo.